UE al dia

Imprimir
PDF

La UE y Ucrania: la Comisión propone una cantidad adicional de 1000 millones de euros en ayuda macrofinanciera

La Comisión Europea ha propuesto una nueva ayuda macrofinanciera a Ucrania por un importe máximo de 1 000 millones de euros en préstamos a medio plazo. El nuevo programa de ayuda macrofinanciera, que se espera se apruebe por el Consejo de Ministros de la UE en las próximas semanas, forma parte del paquete de ayuda a Ucrania anunciado por la Comisión Europea el 5 de marzo y aprobado por el Consejo Europeo el 6 de marzo. Su objeto es ayudar a Ucrania económica y financieramente en vista de los cruciales retos a los que se enfrenta, en particular, una muy débil y cada vez peor situación presupuestaria y balanza de pagos, que se ve agravada por la actual crisis.

Olli Rehn, Vicepresidente de la Comisión Europea responsable de Asuntos Económicos y Monetarios y el euro, ha declarado lo siguiente: «mantener la paz y la estabilidad política y financiera en nuestro continente responde a un interés fundamental de Ucrania y de la UE. Esta ayuda financiera contribuirá a estabilizar la situación financiera de Ucrania, que está empeorando, y, por lo tanto, desempeñara un papel esencial para encontrar una solución a la crisis.»

El objeto de propuesta de ayuda macrofinanciera de la UE es ayudar a Ucrania a cubrir una parte de sus urgentes necesidades financieras externas en el contexto del programa de estabilización y reforma actualmente en preparación con la ayuda del Fondo Monetario Internacional (FMI). La ayuda propuesta está destinada a reducir los problemas asociados a la balanza de pagos a corto plazo y a la situación presupuestaria.

El desembolso de la ayuda estará supeditado al éxito de la aplicación de un acuerdo de financiación que las autoridades ucranianas se espera que concluyan con el FMI y a las condiciones específicas de política económica que acuerden la Comisión y el Gobierno de Ucrania, ambos extremos en las próximas semanas. Entre las políticas que la Comisión considera importante apoyar mediante la ayuda propuesta figuran urgentes medidas de consolidación presupuestaria y estabilización exterior, así como reformas estructurales encaminadas a mejorar la gestión macroeconómica global, reforzar la gobernanza económica y la transparencia y mejorar las condiciones para un crecimiento sostenible.

El nuevo programa propuesto de 1000 millones de euros se llevará a cabo en paralelo con el programa existente de 610 millones de euros, que está disponible desde 2010.

Antecedentes de la ayuda macrofinanciera

La ayuda macrofinanciera es un instrumento excepcional de la UE de respuesta a la crisis a disposición de los países socios vecinos de la UE que sufran graves problemas de balanza de pagos. Esta ayuda es complementaria de la ayuda prestada por el FMI. Los préstamos macrofinancieros se financian mediante empréstitos contraídos por la UE en los mercados de capital. Los fondos se prestan a su vez en condiciones financieras similares a los países beneficiarios.

Para más información sobre las operaciones de ayuda macrofinanciera, incluida la actual propuesta de Decisión del día de hoy, consúltese:

Http:ec.europa.eu/economy_finance/eu_borrower/macro-financial_assistance/index_en.htm

Imprimir
PDF

La Comisión da su visto bueno a la primera Iniciativa Ciudadana Europea que tiene éxito

En el día de hoy, la Comisión ha decidido responder positivamente a la primera Iniciativa Ciudadana Europea que tiene éxito, en aquellos ámbitos en los que puede actuar. Los organizadores de la ICE Right2Water solicitaban a la Comisión que garantizase que todos los ciudadanos de la UE tengan derecho al agua y el saneamiento, que el abastecimiento de agua y la gestión de recursos hídricos no se rijan por las normas del mercado interior y se excluyan del ámbito de la liberalización, y que redoble sus esfuerzos para lograr el acceso universal al agua y el saneamiento.

El vicepresidente Maroš Šefčovič ha declarado: «Los ciudadanos europeos se han pronunciado y la Comisión ha dado hoy una respuesta positiva. La calidad del agua, la infraestructura, el saneamiento y la transparencia resultarán beneficiados, en bien de los pueblos de Europa y de los países en desarrollo, como consecuencia directa de este primer ejercicio de democracia paneuropea promovida por los ciudadanos. Felicito a los organizadores por su éxito.»

La respuesta de la Comisión se presenta en una Comunicación que comienza destacando la ingente cantidad de trabajo ya realizado por la UE en el ámbito del agua y el saneamiento. Por ejemplo, ha establecido en la UE unos estándares ambiciosos de calidad del agua y dado apoyo financiero para ampliar y mejorar la infraestructura del agua en los Estados miembros.

La decisión sobre la mejor forma de operar los servicios hídricos está claramente en manos de las autoridades públicas de los Estados miembros y la Comisión seguirá respetando las normas del Tratado que obligan a la UE a ser neutral ante las decisiones nacionales que rigen la titularidad de las empresas de distribución de agua. Del mismo modo, en las negociaciones comerciales internacionales, la Comisión seguirá velando por el cumplimiento y protección de la forma en que se gestionan las decisiones nacionales, regionales y locales sobre la gestión de los servicios hídricos. La legislación de la UE ha reconocido reiteradamente el carácter singular de los servicios del agua y el saneamiento con vistas a satisfacer las necesidades básicas de la población. La distribución y suministro de agua, así como los servicios de tratamiento de aguas residuales, ya están excluidos expresamente de la aplicación de la Directiva sobre libre prestación de servicios transfronterizos. Además, el pasado año la Comisión excluyó la prestación de servicios del agua de la aplicación de la Directiva sobre la adjudicación de concesiones, como consecuencia directa de la preocupación ciudadana.

La UE y sus Estados miembros aportan actualmente en total cerca de 1 500 millones EUR al año para programas de abastecimiento de agua, saneamiento e higiene (WASH) en países en desarrollo, lo que hace que la Unión sea el mayor donante individual del mundo en este ámbito.

Teniendo en cuenta la Iniciativa Ciudadana Europea, la Comisión intentó descubrir los desfases y áreas existentes en los que es necesario realizar, a nivel de la UE o nacional, mayores esfuerzos para abordar las inquietudes que ha suscitado este llamamiento ciudadano a la acción. En el día de hoy se ha comprometido a dar los pasos y tomar las nuevas medidas siguientes en ámbitos que guardan relación directa con la iniciativa y sus objetivos:

  • redoblar los esfuerzos de cara a que los Estados miembros apliquen plenamente lalegislación de la UE relativa al agua;
  • lanzar una consulta pública a escala de la UE sobre la Directiva relativa al agua potable con objeto de evaluar si es necesario mejorarla y cómo hacerlo;
  • mejorar la información a la ciudadanía desarrollando una difusión y gestión de datos más ágil y transparente en lo que se refiere a las aguas residuales urbanas y al agua potable;
  • estudiar la posibilidad de crear unos parámetros de calidad del agua;
  • promover un diálogo estructurado entre los interesados en lo que se refiere a la transparencia del sector del agua;
  • cooperar con las iniciativas existentes para ofrecer una mayor conjunto de parámetros sobre servicios hídricos, mejorando la transparencia y rendición de cuentas de los proveedores de dichos servicios, dando a los ciudadanos acceso a datos comparables sobre indicadores económicos y cualitativos clave;
  • fomentar enfoques innovadores sobre asistencia al desarrollo (es decir, apoyo a las colaboraciones entre operadores hídricos y a las asociaciones público-privadas) y promover las mejores prácticas entre Estados miembros (p. ej. sobre instrumentos solidarios);
  • abogar por el acceso universal al agua potable sana y al saneamiento como ámbito prioritario de los objetivos de desarrollo sostenible posteriores a 2015;
  • por último, invitar a los Estados miembros a tener en cuenta, en el marco de sus propias competencias, las inquietudes manifestadas por la ciudadanía mediante esta iniciativa y alentarlos a que redoblen sus esfuerzos para garantizar el suministro universal de agua sana, limpia y asequible.


Antecedentes

La Iniciativa Ciudadana Europea se lanzó en abril de 2012 como potente herramienta en manos de los ciudadanos para influir en la agenda de prioridades. Hace posible que un millón de ciudadanos de al menos una cuarta parte de los Estados miembros de la UE inviten a la Comisión a actuar en ámbitos en los que está facultada para hacerlo. La primera ICE que ha tenido éxito, Right2Water, obtuvo 1,68 millones de firmas y superó los umbrales mínimos en trece Estados miembros, mucho más del mínimo exigido legalmente. En total, más de cinco millones de ciudadanos de la UE han firmado ya más de veinte iniciativas diferentes.

 

Comunicación sobre la ICE Right2Water:

http://ec.europa.eu/citizens-initiative/public/initiatives/finalised/answered

MEMO sobre la acción internacional de la UE relativa al agua y el saneamiento:

http://europa.eu/rapid/press-release_MEMO-13-760_en.htm

Sitio web de la Iniciativa Ciudadana Europea:

http://ec.europa.eu/citizens-initiative/public/welcome

Sitio web de Right2Water:

http://www.right2water.eu/es

 

logoleaderabajo         logofeaderabajo      Logo CAPDR      logoadeguacabecera

Esta web utiliza cookies para ayudarnos a hacer este sitio web mejor. Para obtener más información sobre las cookies, consulte nuestra política de privacidad (Privacy policy. Para aceptar pulse el botón "Agree". To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

I accept cookies from this site.

EU Cookie Directive Module Information